lunes, 22 de marzo de 2010

UN CUENTO PARA "NO" DORMIR



UN CUENTO PARA "NO" DORMIR

¡Qué fácil fue para él,
llegar hasta lo más alto,
sin ver lo que había debajo,
ni pensar en descender!

Subía con alegría,
como el que escala un árbol.
Rama a rama, paso a paso,
las estrellas eran su guía.

La culminación parecía cerca.
El final estaba a la vista.
Un esfuerzo, una sonrisa,
y podría cruzar su meta.

Pero existe un "ay" siempre.
Algo que nadie imagina nunca
cuando creía que pisaba la luna
un traspiés le volvió un pelele.

No hubo mano salvadora.
Ni hubo colchón de aire.
Ni una palabra de aliento. Nadie.
Sólamente tenía su sombra.

Y pensaba en la dureza del suelo,
mirando al cielo que casi pudo tocar.
Recordó su vida, desde ese momento hacia atrás,
cerró los ojos y quiso estar muerto.

Al día siguiente en la cama,
la luz del sol le despertó
y como al que le pinchan de sopetón
corrió al espejo a verse la cara.

No había duda, era una broma del subconsciente.
Era él, tal cual, sin rasguño alguno.
Y al acercarse más, un monje de pie, calavérico y oscuro
flotaba a sus espaldas con una guadaña resplandeciente.



COMUNERO

No hay comentarios:

¿De dónde eres?

RECETA DE HOY

PREMIO ESCUDO DE POETAS

PREMIO ESCUDO DE POETAS

ASÍ ESTAMOS EN EL RANKING

Wikio – Top Blogs