sábado, 28 de marzo de 2015

CENICIENTA

 




CENICIENTA

Aquella Pricesita
que bailaba para mí,
dejó una noche la sala
saliendo sin despedir.


Yo estaba contando
a unos amigos de allí
una de mis batallas
contra un dragón malandrín.


Cuando me dí la vuelta
y ya no estaba la musa.
Pero en la escalera
olvidada quedó su gamuza.


Salí corriendo a ver,
ni sombra de la individua
solo la polvareda
que se levanta en la bruma.


Mandé a mis lacayos buscar
y buscaron por todo el reino
pero la niña guapa
se escondía sin remedio.


Probamos más de mil pies
con la zapatilla encontrada
más si a unas le era chica
a otras les sobraba.


Hasta que un día sin más
llegamos a una casita
donde tres hermanastras
y una madrona vívían.


Nadie parecía ser
la dueña la de zapatilla
pero de una ventana salía
la voz que a mí me encantaba.


Cenicienta, Cenicienta.
Mi Princesita encantada
Aquel zapatito la entraba
sin calzador ni más nada.


Y así fue como fue
que me casé con mi amada.
Yo estoy tan feliz
y ella encantada.


Colorín, colorado,

este cuento 
se ha acabado.

Jajaja




COMUNERO

No hay comentarios:

¿De dónde eres?

RECETA DE HOY

PREMIO ESCUDO DE POETAS

PREMIO ESCUDO DE POETAS

ASÍ ESTAMOS EN EL RANKING

Wikio – Top Blogs