sábado, 15 de agosto de 2009

MANUELA


MANUELA






Al pasar la puerta
el sonido de la música me enredó,
conquistando mis sentidos,
acelerando mis latidos
y subiéndome la tensión.

Un vodka con hielo, seco,
un platillo de aceitunas barranqueñas,
una mesa, una lámpara,
una silla estilo tártara
y en el escenario, bajo los focos, Manuela.


La cantante se movía,
con un swing de junco alventado
y yo, aflojándome la corbata,
me quitaba la chaqueta
y me bebía el vodka de un trago.

Se acercó hacia mí cantando,
me guiñó uno de los dos ojos,
y sonriendo como una hiena
derramó en mi cara su melena
y yo, nerviosito perdido, sudaba por todos los poros.



Ya no sé cuántos vodkas tomé
ni si sabía bien lo que hacía,
el caso es que estaba mareado, ensimismado,
hipnotizado, agilipollado, atontolinado,
y me dormí en la felicidad que allí sentía.

El pianista dejó de tocar,
la gente se puso a aplaudir,
se encendieron las luces del club
y un camarero con bandeja a contra-luz
me dijo: Amigo, despierte, aquí no se viene a dormir.


Fue al salir a la calle,
cuando el viento me despertó,
y en la noche, la lluvia fría
apagaba mi calenturía
y encendía mi sinrazón.

Mañana tendré que volver
a escuchar sus remilgadas canciones,
y aunque la boca se me quede abierta
y me tenga que subir la bragueta,
espero no cagarme en los pantalones.



Manuela, la blusera del club
Manuela, la reina del swing,
Manuela, diablo vestido de estrellas,
bruja hechicera, disecadora de seseras,
amazona vampiresa, yo me derrito por
tiiiiiiiiiiiiiii!!!!.



COMUNERO



1 comentario:

JOTACET dijo...

-BRAVO POR MANUELA!
-PARA TÍ UN SALUDO, COMU-
JOTACET

¿De dónde eres?

RECETA DE HOY

PREMIO ESCUDO DE POETAS

PREMIO ESCUDO DE POETAS

ASÍ ESTAMOS EN EL RANKING

Wikio – Top Blogs