martes, 20 de noviembre de 2012

FILOSOFANDO





FILOSOFANDO

Yo creo que todos
queremos a alguien.
Siempre que nos encariñamos
pensamos que nuestro corazón
se puede escapar sin razón
y volar un poco.
No mucho tampoco,
que luego se acostumbra
y nos toca ir a buscarle.
¿Y a saber dónde se mete?
Porque unas veces tarda tanto que uno piensa...
este no vuelve.
Lo mejor es sujetarle.
Pensar con la cabeza,
que mande la razón.
No hagamos las locuras
que hicimos de chavales
cuando nos enamorábamos de alguien
y no veíamos ni los cristales
que había en las puertas.

Decía lo de que todos
queremos a alguien,
hablando de enamoramientos, eh?
Porque es como si fuera
otra religión en la que hay
que creer.
Cuando alguien te llama
sientes que es la pura verdad,
como si Jesús se hubiera reencarnado
como si tu fueras su apóstol
y a todo dices si, si, siiiiiiii.
Como si estuvieras hipnotizado,
drogado, atontado y
agilipollado,...
vamos que te das un golpe con algo
y ni te enteras.

Y se pasa mal unos días,
o unos meses,
sobretodo cuando la tía te manda hacer algo
y tu no puedes o no quieres porque no te da la gana,
y que si me perdonas,
que si si, que si no,
que la madre que lo parió!!!
En fin, es bonito recordar
esa época de enamoramiento
con las células alborotadas,
los nervios, las ganas,
la sed que se pasa
y el agua que se bebe...
¡¡¡Y las vueltas que se dan en la cama!!!
(Si es que alguno de ustedes duerme)

Bueno, hablando de cama,
ya me voy a dormir.
Hasta mañana.

COMUNERO


No hay comentarios:

¿De dónde eres?

RECETA DE HOY

PREMIO ESCUDO DE POETAS

PREMIO ESCUDO DE POETAS

ASÍ ESTAMOS EN EL RANKING

Wikio – Top Blogs