martes, 8 de marzo de 2011

UNA CENA ROMÁNTICA



UNA CENA ROMÁNTICA

La noche más romántica,
una noche de glamour.
Una noche llena de sex-appeal,
y un restaurante con cortinas de tul.
Mi plato, tu plato,
dos velas puestas
una a cada lado.
Encima una carta,
el menú que nos habían colocado.
Y por encima, nuestras miradas
no dejaban concentrarnos.
¿Qué pedimos?
Lo que quieras.
Elige tu y me pides lo mismo.
Jjajaja.
Mis manos temblorosas
a penas podían levantar el vaso
mientras tu sujetabas la botella
de vino rojo achampañado.
Tu y tu delicadeza,
yo bebiendo acalorado.
Tu y el reflejo de aquellas dos velas,
yo y el camarero con su libretita a mi lado.
¿Han decidido ya?
Glup, no.
Siiiiii, jaja, no le haga caso.
Ah, glup, glup.
Para mí unos espárragos y rissotto de gambas.
Dios, y para mí una tortilla francesa y unas patatas, glup.
Jaja, COMU, no se puede pedir eso.
¿Ah, no? glup.
No ves que estamos en el RICH.
¡Ah, si, si! Pues a ver...
Me puse a leer el menú
y poniendo mi cara de experto, elegí...
Tráigame unos langostinos, unas vieiras y unas cigalas,
y después unos canapés de jamón de pato y unos ahumados.
¿Ahumados de qué?
De pollo, de cerdo, de berenjenas con queso.
¿Algo más?
Si, una ensalada
de lechuga, escarola y berros.
¿Y de postre?
A mí una mousse.
Y a mí una caja de bombones con licor por dentro.
Jaja.
¿Y de beber?
¡¡¡Champán!!! dijimos los dos a la vez.
Y nos reímos todos,
tu, yo, y el camarero de pie.
Tu me dejabas probar de tu plato,
y de los que me trajeron a mí, te dejé.
Al terminar llegó el fotógrafo
y corriendo a tu lado me senté.
Nos cojimos de la mano,
los labios me mojé,
y al besarte sentí como un rayo
como una explosión de calor
de mil sensaciones, no sé lo que fue.
O igual
fue el destello de aquel flash,
o el vino, o el champán,
no sé muy bien.
Yo sentí que tenía alas.
Que tu pecho y mi pecho latían a la vez.
Que el alma se me llenaba
y tus ojos brillaban más que la luna en San José.
Vamos, que si se pudiera parar el tiempo
quisiera que se parara ahí
y que el reloj no corriera
ni un respiro,
ni un suspiro,
ni un momento, ufff... Diooss...


Puede que pasen cien años,
mil siglos o toda la vida de la eternidad en el Edén
y ese solo segundo en tu compañía
quedará grabado para siempre en mi piel.
MMMMMMUUUAAAAAAKKKKKKKKKKKKKK

COMUNERO

4 comentarios:

luciernaga_poeta dijo...

Ayyyyyyyy Comu, yo nos se si de verdada fuiste al Ritz y pediste toda esa comida(muchaaaaaaaaaa), pero si se que es un relato con más dulzura que un mazapan. Me encantan tus historias porque es cómo estar frente a una peli, las imágenes se presentan al leerte y hasta se huelen los aromas de las exquisiteces.
Te dejo un abrazote y un ánimo porque si pagaste el dineral que debe haber costado esa cena jajajaj debes necesitar más que un abrazo no?.
!ánimooooooooo!
Cecy

Tibisay dijo...

Dulce y tierno relato mi queridisimo Comu, me encanto leerte

Un abrazo y un beso

COMUNERO dijo...

Eehhh, doña LUCIÉRNAGAA, pues si, lo del restaurante es cierto, lo de los platos que yo pedí no fueron así exactamente, pero sé que me puse a leer la carta del menú y seguí la lista que venía escrita. Incluso vino uno de los camareros con una espada llena de bocados de carne (pato, pollo, cerdo, y no sé qué más) y estuvimos comiendo casi durante dos horas. Yo me puse como el kiko (a rebosar).
Y lo de pagar... fui invitado por la susodicha dama (cosa que no sé si otras lo harían, jaja, es broma)
Un abrazote para JOSE y un besote para ti, por ser tan majísima:
AAAAUUUUMMMFFFFMMMMUUUAAAKKKKKK

COMUNERO dijo...

Muchísimas gracias doña TIBY, y a ver si se anima a una cena romántica en el RITZ.

Un besoteee:
AAAUUUUUUMMMMFFFMMMMMUUUAAAKKKKK

¿De dónde eres?

RECETA DE HOY

PREMIO ESCUDO DE POETAS

PREMIO ESCUDO DE POETAS

ASÍ ESTAMOS EN EL RANKING

Wikio – Top Blogs