martes, 12 de octubre de 2010

LA HISTORIA MÁS TRISTE JAMÁS CONTADA (4ª parte)



LA HISTORIA MÁS TRISTE JAMÁS CONTADA (4ª parte)

... Ya sabía yo que en algún momento aparecerían las otras dos niñas.
¡Y efectivamente! Sin darme cuenta, allí
bajando la cuesta, venían a paso lento
las dos chiquillas que faltaban, agarradas de la mano,
una gritando ¡¡¡¡AMOOOORR!!! ¡¡¡AAMOOOORRRR!!!
y la otra, jaja, la otra hablando con las nubes, las farolas y con los pájaros
les decía: ¿Vosotros cuántos años tenéis? Yo he cumplido cuatro.
Aunque no quería dejar lo que estaba haciendo
me dió por levantar la cabeza y sentadas las tres en el borde de la acera
me obserbaban como si fueran las guardianas que vigilan que no se escape el preso.
¿Qué haces?
(Ya empezamos...)
¿Cómo te llamas?
(Tranqui COMU, no te alteres)
Yo soy VIDA, y esta chiquita es EVERLINDA, para que te enteres.
¿Os podéis callar? ¿No véis que está trabajando? dijo la mayor.
Dejé el rastrillo, me incorporé, y como si me doliera la espalda
(que me dolía) fui a paso de viejo hacia la botella de agua para beber.
Se llama COMU, y es mi amigo.
Eeeehh, señorita, yo soy amigo de todos.
¿Mío también? Preguntó VIDA.
Siiii, (grrr) también.
¿Y mío? ¿Y mío?
Siiiii, joooerrr.
Jajaja, se miraron entre ellas como si hubieran encontrado un tesoro,
como si yo fuera el genio de una lámpara y me pudieran pedir cualquier cosa,
sus más añorados deseos.
¿A qué vas a hacer un jardín? (dijo AMOR)
Siii.
¿Con columbios y toboganes? (VIDA)
Siiii (dije por decir, por que eso no es lo mío, pero era mejor así)
¿Y vamo a podé jugá? (EVERLINDA)
Eso ya lo veremos, pero si os portáis bien y no lo ensuciáis, creo que os dejaré.
BIEEEEEEEENNNNN (respondieron al unísono, dando palmadas y abrazándose también)
Pero ahora,...
¿Qué? ¿Qué? ¿Qué?
Tenéis que hacerme un favor...
¿Cuál? ¿Cuál? ¿Cuál?
Recogerme los papeles y las piedras, y echarlas aquí.
Dios, parecían tres soldados, una tras de la otra, como gallinitas picando granos,
recogían los papeles y los cantos y me los echaban en la carretilla
para que yo los llevara a tirar...
Las tres cantaban una cancioncilla enseñada en la escuela y a mí
al verlas tan afanosas, me entraban ganas de reír.

El final de mi horario laboral se acercaba,
pero aún queda por contarles algo.
Prepárense, váyanse preparando... (CONTINUARÁ)

COMUNERO

1 comentario:

luciernaga_poeta dijo...

Ayyyy Comu. destila ternura el relato, el mundo de los niños es tan enriquecedor para los adultos que tenemos tanto que aprender de ellos.
Es lindo leerte amigo pues en tus letras también puedo verte.
Un besazo y espero la siguiente.

Cecy

¿De dónde eres?

RECETA DE HOY

PREMIO ESCUDO DE POETAS

PREMIO ESCUDO DE POETAS

ASÍ ESTAMOS EN EL RANKING

Wikio – Top Blogs