martes, 6 de octubre de 2009

NO DIGAS ADIOS




NO DIGAS ADIOS

Hay muchas veces que no pensamos en las palabras
que las decimos tal cual nos vienen
y a veces, sin darte cuenta,
tu alma se concentra
y te las pone de frente.
Hoy se me gravó la palabra ADIOS,
y quería hablar de ella.
Claro, ustedes dirán,
cuando nos despedimos
siempre decimos ADIOS,
pero yo
hasta ahora no lo había pensado,
y me ha quedado un sabor amargo
que se lo quiero contar:


Nunca digas adiós
aunque la vida se dé la vuelta,
no escuches a esa voz
que te tortura e inquieta,
sal y mira al sol
deja que el agua de la lluvia
te empape y te desnude
y te borre las tristezas.
Pero no digas nunca jamás
ADIÓS.

Por favor, no lo vuelvas a decir,
que decir ADIOS es como marcharse
como arriar las velas y dejar que el barco
navegue sin saber a dónde.
Es como si te viera ir lejos,
como si estuvieras en el límite del universo
y no quisieras volver.

Decir ADIÓS
es como firmar la rendición
dejar las cosas a su albedrío
no volver la cara seguir siempre de espaldas
olvidarse de los amigos,
de las sonrisas
de las palabras
vivir con la cabeza gacha
contener la respiración
vivir toda la vida pidiendo perdón
escondido
sin ver y sin querer ser visto
como caer desde el último piso
a un precipicio que no tiene fin.

Decir adios es como no ver
las maravillas que ve todo el mundo
como si tu fueras un alma en pena
que sortea los demás cuerpos
que no quiere chocar.
Es como si las conversaciones
se hubieran vuelto murmullos
y el brillo de tus ojos
hubiera dejado de brillar.
Es tomar un café
y en vez de
azúcar echar sal
es una carta inventada
que siempre espera escribirse
pero que nunca se encuentra el final
ni el tiempo
ni las ganas
ni las palabras exactas
que concuerden con tus sentimientos
es una tarta sin velas
sin tu nombre encima de ella
es una tumba
un reflejo
una mano, un pañuelo,
una lágrima en la cara
tu pelo enmarañado al viento.
Son las hojas del Otoño
la hierba seca
los rosales maltrechos
charcos en el camino
frío, frío,
frío intenso.

Decir ADIOS es esperar
esperar y esperar sumido
en el laberinto de los sueños.


COMUNERO

1 comentario:

Poemary dijo...

NO, EL ADIOS NO DEBE EXISTIR, CUANDO EL SENTIMIENTO ES BUENO.

TE LO DIJE Y LO REPITO COMU, ES UN POEMAZO!!!

ABRAZOS! =)

¿De dónde eres?

RECETA DE HOY

PREMIO ESCUDO DE POETAS

PREMIO ESCUDO DE POETAS

ASÍ ESTAMOS EN EL RANKING

Wikio – Top Blogs