jueves, 24 de marzo de 2011

FOREVER AND EVER



FOREVER AND EVER

Siempre te voy a querer
aunque sea lo último que haga,
aunque el cielo de este mundo
diga que ya no hay nada qué hacer,
que todo se fue al traste
que la mierda ya me tapa,
aunque sea el último sueño que tenga
la espera,
tu imagen,
tus manos recorriendo mi espalda,...
siempre, siempre, te veré.

Cerca o lejos, llorando o riendo,
llamándome a gritos: COMUUUUU, VUELVEEEE.

Porque tu has sido mi inspiración,
la musa de mis recuerdos,
el hada buena que siempre estaba en los malos momentos,
y en los buenos, y en esos que los dos sabemos
que nos hubiera gustado.
¡¡¡Como en los cuentos!!!

Tus ideas, mis complejos, tus caricias sin pedir
mis ganas de darte un beso cada vez que guardabas silencio.
Sentir que mi alma se sumaba a las almas de los muertos
que vivieron sintiendo lo que siento por ti, y sin morir
me muero por cada recuerdo,
cada regalo de esos días tan contento,
cada fragancia que huelo,
y cada huella en la tierra, en las que pienso
¿HABRÁS PASADO YA POR AQUÍ?

Eres como el respirar, como la sangre que vuelve a aflorar.
TE QUIERO, lo siento, serás mi destino
o mi sino,
o esas voces del camino
de la vida que me llaman para estar contigo.

Si, siempre te voy a querer.
Aunque quiera desprenderme de todo
y piense que ya no te acuerdas de mi,
mis brazos seguirán abiertos
esperando sentado pensando en ti.
AAAAUUUUMMMFFFFMMMMMUUUAAAAAKKKKKK...


COMUNERO

miércoles, 23 de marzo de 2011

THE AURORA



THE AURORA

Cae la noche y es de día.
En tus ojos puedo ver la lejanía.
Miras al sol y es la luna
cuantas estrellas hay que contar
para que solo nos fijemos en una.

Resuelves enigmas entre montañas
y tu risa se acompaña de centenares de brillos
en el cielo de tu espera está mi aurora
como melena al viento que se enrosca y difumina.

Es el blanco de la inocencia
y en tu vida vivo yo.
Soy el rayo que aparece
caminando entre la nieve.

Intervalos van pasando como el aire que está entrando
en tus pulmones. Soy la aurora, te repito,
y mientras los dioses duermen
vengo a verte y a arruyarte con mis sueños.

COMUNERO

domingo, 20 de marzo de 2011

LA IGLESIA (repetición)

ABADÍA DE SAN MIGUEL (Monte Sant Michel)

















LA IGLESIA

Imponente y fría,
cuasi-consumida.
Entrada en años,
recelos de guerra,
levantada en lo más alto,
resume y cobija,
un pueblo que se expande y se aleja
hacia los prados.

Cielo azul, nido de cigüeñas,
una cruz, negra,
que presume orgullosa
como una corona de reyes,
la testud de esta iglesia.

Tejado de tejas,
rojas, marrones, amarillas y vueltas.
Solamente una arcada en la entrada,
y dos puertas imponentes
que dejan pasar a la gente
cada vez que las campanas tañen
y las palomas vuelan.

Frío en su interior,
sombras del más allá,
de vírgenes de siete puñales clavados en el corazón,
de penas y llantos,
de suspiros de enamorados,
de agua bendita
que restriega los cuerpos de los que allí entran
como un saludo a Dios:
frente, vientre, hombros.
In nomine Patri,
et filii,
et Spiritui Santi,
Amen.

Cruces, velas, bancos para sentarse,
y al fondo un sagrario,
un altar, unos ángeles que rodean
los cuadros de santos
que miran tranquilizantes
entre libros de misa, cáliz y vinageras.

Del campanario surgen,
millones de sones metálicos,
mujeres de negro, mujeres de blanco
hombres pobres, hombres ricos,
riendo y fumando
la gente está alegre,
la gente comenta,
las calles vacías de perros y gatos,
se llenan de música, de niños y niñas,
de señores y señoras que no conozco.

Hoy es fiesta en el pueblo ,
y la iglesia, vieja, y atenta,
se regocija mirando
solitaria y serena
desde allá en lo alto.

COMUNERO

viernes, 18 de marzo de 2011

TODO VUELVE A SER



TODO VUELVE A SER

Hubo un tiempo
en otro tiempo
que mis sueños
y tus sueños
se hacían realidad
y llegaban más allá
de lo que podíamos creer.

Ese tiempo fue la guinda
de un pastel
que empezábamos a ver
sin importarnos lo que fuera
ni lo que otros dijeran
todo iba viento en popa, super-bien.

Y pasábamos los días
como niños sin malicia
sin pensar en las tormentas
ni en esas malas lenguas
que decían que algún día
nuestros sueños se iban a romper.

Y así fue.
Todo se volvió oscuro.
Nadie hizo nada para que
esos surcos que labramos se torcieran
y cada uno se volviera
de espaldas al "ceder".

Tu mirabas hacia el cielo
yo al suelo
y la senda que pisamos,
aquella por la que los dos paseamos
se quedó sin carteles
para poder volver.

Y quedaron los recuerdos
de unas fechas y amuletos,
de las noches y los días en que tu
y yo,
queríamos que fueran
caricias al atardecer.

Hoy te miro y me levanto
de este banco que esperaba
a que un día nos juntara
y pudiéramos hablar sin más.

Tu te paras asombrada.
Como si fueras a decir algo y sin decir nada
casi todo ya lo sé.
Perdón, perdón,
la culpa fue mía, no,
yo también tuve algo qué ver.

Son cabezonerías.
Peleas sin un sentido.
Un mal gesto, un mal día, un silencio, un YO ENTENDÍ.

Y aquí, sentados en el banco a media tarde,
volvemos a cogernos de las manos,
callados y mirándonos, medio pasmados,
sonriendo y dejando al tiempo
que vuelva a correr.
Segundo a segundo.
Minuto a minuto.

Como en una burbuja,
aislados del mundo,
me río y te ríes
volviendo a decir las mismas tonterías
que decíamos ayer.

La noria del corazón se volvió a poner en marcha
y en el tío-vivo de mi alma,
la música se escucha otra vez.


COMUNERO

lunes, 14 de marzo de 2011

LABIOS




Hay algunas veces
que me viene
a la cabecita ésta que tiene uno
palabras que
sin saber cómo
te parecen de lo más
romántico.

Hoy la palabra es...

LABIOS

Si señoras y señores
LABIOS.
Labios que recuerdan tus labios
que se forman en mi mente
como gotas de pasión.

Labios diminutos
tan pequeños que no sale ni una U.

Labios tan desiguales como tus risas
como tus miradas felinas
esas que me echas
cuando no sé qué decir.

Labios ardientes,
sonrientes,
enfadados,
tan calientes y tan sensuales
que reproducen una escena
de la misma Venus en el salón.

Tus labios y los míos.
Si,
tan pegaditos y tan separados,
tan sospechosos de lo que te digo
que hasta tu,
sientes que me deshago en tus labios.

Labios de chocolate,
de fresa,
de rojo pasión
que se pierde la razón
con solo saborearlos.

Labios que besan,
que hablan,
que dicen tantas y tantas palabras de amor
que hasta el cielo se calla para oír
lo que tienes en tu interior.

Labios tan golosos
tan sumamente apetitosos
que me cuesta Dios y ayuda
poderte seguir escribiendo
sin parecer bobo.

Son tus labios,
uva de vino fresco en mi boca,
aceituna que en el limbo
rompe los esquemas de la Creación.

Aaaaaaah... tus labios,
mis labios,
nuestros labios,
...mmmmm...


COMUNERO


viernes, 11 de marzo de 2011

SI POR UN CASUAL...


SI POR UN CASUAL...

Si por un casual
un día
ustedes no me volvieran a ver...
Piensen que
tal vez
me tocó la lotería.
Y piensen que yo
COMU, o COMUNERO,
se fue a vivir a una isla.
Lleno de mujeres guapas,
con yacusi, y piscina,
con el mar allá de fondo,
con hamaca y musiquilla.
Piensen que no les olvido,
aunque
ya saben
con tantas tías
y esta cabecita mía,
no sé si me acordaré.

Y es que la vida de millonario
es un poco estresante.
Recepciones,
espectáculos,
llamadas a mis deudores,
viajes, bancos,...
Que si cremita por la espalda
que no quiero estar colorado.
Que si la siestecita,
que si TRÁIGAME UN HELADO,
y que me abaniqueen un poco
que estoy sudando.

En fin,
ya se irán acostumbrando a no verme,
y pensarán qué bien se lo está pasando...
Pero
si me ven mañana
quiere decir
que ni lotería,
ni mujeres guapas,
ni millonario.
Vamos que sigo siendo
EL COMUNERO DE LOS COJ...
quiero decir
DEL DIABLO.
Jaja.

COMUNERO

jueves, 10 de marzo de 2011

A MI DULCINEA



A MI DULCINEA

Hoy los e-mails son fríos.
Nos han vuelto robots que no sienten
que no dejan ese brillo, ese SUSPIRO...
Ese aroma al abrir las cartas que nos deja el cartero en el buzón.

Recuerdo aquellas cartas,
si, aquellas que se escribían a mano,
con un bolígrafo, con sentimientos,
con el corazón en un puño.
Como ésta que leo ahora.

En ella parece que te puedo ver.
Es como si la realidad se convirtiera en sueño.
O como si aquel sueño que me cuentas
se hiciera realidad en este momento.
Me late el corazón a 100 por hora
y no puedo parar de releer lo que dices.
Tus risas, tus tachones, esa forma tuya
de contruir lo que tu boca quería contar
y, a través de tu mano, me lo dices y te oigo.

Aaaaah, qué alegría volver a repasar
aquellas cartas que nos escribimos.
Y alguna que no envié, pero no por ganas, ¿eh?
si no porque me gustaba conservarla
y... ahora, pasado todo este tiempo,
parece como si todavía te la fuera a enviar.
pero no, quiero seguirla conservando aquí,
conmigo, escondida entre estos libros.

Oye, y es que te imagino, jajaj, con esa falda azul
de lunares blancos, con aquel lazo rosa detrás.
Y tus zapatos de tacón de color marrón.
Y tu melena sujeta por una cinta en una coleta.
Y tu sonrisa, blanca, pura y fresca,...
¡¡¡Diossss, qué guapa!!!

Jjaaja, ¿Y te acuerdas de las historias que te contaba?
De que yo creía que eras como una vampiresa
y que en la callejuela aquella, a oscuras,
me ibas a dar un beso y me iba a quedar hipnotizado?
¿Y que me ibas a chupar la sangre poquito a poco?
¿Y que no me iba a poder escapar de tu cuarto?
¿Y que por eso, cuando los vecinos dijeran
SE OYEN RUIDOS, tu dirías: ES EL AIRE QUE SE HA LEVANTADO?
Pero no, en realidad sería yo que estaba tratando de escapar,
jajaja, madre mía.

¿Cuántos años llevamos escribiéndonos?
¿Seis, ocho, diez? No recuerdo.
¿¿¿OOONCEE??? Dioss mío, jaja y seguimos, ufff
y seguimos igual. Es como si todo siguiera
como cuando nos conocimos por la primera vez.
Tu sigues siendo mi Dulcinea y yo tu Quijote.
Me alegra que seamos como somos. Sin cambiar nada.

¿Sabes qué? Ya te lo he dicho un millón de veces,
pero te lo quiero repetir otra más:
TEEEE QUIIEROOOOOOOO MMMMMMMMUUUAAAAKKKKKKKKKK...


COMUNERO

martes, 8 de marzo de 2011

UNA CENA ROMÁNTICA



UNA CENA ROMÁNTICA

La noche más romántica,
una noche de glamour.
Una noche llena de sex-appeal,
y un restaurante con cortinas de tul.
Mi plato, tu plato,
dos velas puestas
una a cada lado.
Encima una carta,
el menú que nos habían colocado.
Y por encima, nuestras miradas
no dejaban concentrarnos.
¿Qué pedimos?
Lo que quieras.
Elige tu y me pides lo mismo.
Jjajaja.
Mis manos temblorosas
a penas podían levantar el vaso
mientras tu sujetabas la botella
de vino rojo achampañado.
Tu y tu delicadeza,
yo bebiendo acalorado.
Tu y el reflejo de aquellas dos velas,
yo y el camarero con su libretita a mi lado.
¿Han decidido ya?
Glup, no.
Siiiiii, jaja, no le haga caso.
Ah, glup, glup.
Para mí unos espárragos y rissotto de gambas.
Dios, y para mí una tortilla francesa y unas patatas, glup.
Jaja, COMU, no se puede pedir eso.
¿Ah, no? glup.
No ves que estamos en el RICH.
¡Ah, si, si! Pues a ver...
Me puse a leer el menú
y poniendo mi cara de experto, elegí...
Tráigame unos langostinos, unas vieiras y unas cigalas,
y después unos canapés de jamón de pato y unos ahumados.
¿Ahumados de qué?
De pollo, de cerdo, de berenjenas con queso.
¿Algo más?
Si, una ensalada
de lechuga, escarola y berros.
¿Y de postre?
A mí una mousse.
Y a mí una caja de bombones con licor por dentro.
Jaja.
¿Y de beber?
¡¡¡Champán!!! dijimos los dos a la vez.
Y nos reímos todos,
tu, yo, y el camarero de pie.
Tu me dejabas probar de tu plato,
y de los que me trajeron a mí, te dejé.
Al terminar llegó el fotógrafo
y corriendo a tu lado me senté.
Nos cojimos de la mano,
los labios me mojé,
y al besarte sentí como un rayo
como una explosión de calor
de mil sensaciones, no sé lo que fue.
O igual
fue el destello de aquel flash,
o el vino, o el champán,
no sé muy bien.
Yo sentí que tenía alas.
Que tu pecho y mi pecho latían a la vez.
Que el alma se me llenaba
y tus ojos brillaban más que la luna en San José.
Vamos, que si se pudiera parar el tiempo
quisiera que se parara ahí
y que el reloj no corriera
ni un respiro,
ni un suspiro,
ni un momento, ufff... Diooss...


Puede que pasen cien años,
mil siglos o toda la vida de la eternidad en el Edén
y ese solo segundo en tu compañía
quedará grabado para siempre en mi piel.
MMMMMMUUUAAAAAAKKKKKKKKKKKKKK

COMUNERO

domingo, 6 de marzo de 2011

SUFRIDORES



SUFRIDORES:

Ver un partido del Atlético es como ver la final de un mundial.
Tu te sientas y piensas "¿Qué harán hoy?". Y te abres una
cerveza, una bolsa de pipas y miras el movimiento del balón.

Los jugadores que corren, corren con todas sus ganas. Son
máquinas que quieren dominar la situación. Chocan, caen, regañan
con el árbitro, Se llevan una tarjeta, no hacen ni caso.

Sigues mirando y te ríes. ¿Cómo puede ser que no hayan metido
ese gol? O ¿Cómo puede ser que lo pierdan cuando no hay
ningún defensa detrás? Menos mal que tenemos al portero. Si,
menos mal.

Y es que el portero es de lo más inverosímil. Te hace unas
paradas que no las hace nadie. Se enfrenta a los delanteros
como si fuera un muro. Y sin embargo, en una falta tonta, de
esas que un niño de la escuela tira, se queda mirando el balón
como si fuera la puesta de sol, y lo deja correr sin hacer nada.

¡¡¡Gooooool!!! De los contrarios. Sudores. Maldiciones. La
defensa que no vale para nada. Anda que la delantera... Madre
mía, que metan uno, solo uno. Un golito por el amor de Dios.

Y van pasando los minutos. Y van pasando las oportunidades. y
ves que los contrarios se hacen dueños de la situación. Y éstos
mirando el balón y sin saber si lo que hay que hacer es meter un
gol o esperar a que no lo metan los otros.

Y cuando faltan tres o cuatro minutos para que termine el
partido y ya están en los minutos de descuento, zas, el primer
gol del Atlético. ¡¡¡Gooool!!! No te lo crees. ¡¡¡Goooool!!! Parece un
espejismo pero es cierto, el letrero luminoso de la parte alta
del graderío resalta el gol. Parece como si se abrieran las
puertas del cielo, como si un rayo de luz iluminara el campo.

Tu respiras. Bueno, aunque no sea más que un empate, por lo
menos es algo. Y en una de esas, un mal despeje de la defensa
va a parar al delantero que no había hecho nada en todo el
tiempo pero que en este momento tiene su punto de genialidad y
se planta de frente al portero de la otra portería.


"Lo mete, lo mete, lo va a meter, ¿lo va a meter? No, no la
mete, ¿no?" No sé cómo lo hace que saca una rabona y cuando
ya crees que todo va a ir al traste, ¡¡¡gooooooool!!!


Y sonríes, y saltas, y levantas los brazos y das un beso al que
tienes al lado, y gritas "DIOS EXISTEEEEEE". Casi tienes
ganas de llorar. Es genial. Todo se vuelve de colores. Las nubes
se van corriendo. La cerveza que estabas tomando sabe a agua
bendita. Las pipas ocupan toda la mesa y tu te enciendes un
cigarro como si hubieras hecho el amor con la tía más buena del
mundo.

Ver un partido del Atlético es sufrir, si. Pero es también
masticar el polvo y saborear la gloria. Es... Dios, no hay
palabras.

COMUNERO



miércoles, 2 de marzo de 2011

HERMAAANOOOSS...



HERMAAANOOOSS...
Un pedo se escuchó
cuando decía el cura HERMANOS,
todos callados,
todos sentados
y de repente
PRRROOOOOMMMMMMMM.
Se oían murmullos,
lamentos,
desmayos,
risitas y hasta algún
aspaviento.
Fue un soplo
retumbante y armonioso,
como un redoble a dos manos,
como cuando te agachas
y la costura del pantalón,
si, justo, la del pandero,
estalla y deja ver el calzón.
Y todos abrieron los ojos,
y todos se miraron,
y todos hacían con las manos
YO NO, EH? YO NO.
Se produjo un silencio.
Un incómodo e interminable inciso,
una interrupción.
Se llenaron de espías todos los aposentos,
hasta las caras de las más beatas
se llenaron de horror.
Y al final,
en la última fila,
justo donde las sombras se vuelven amigas,
yo.
Lo siento,
fue el frío del asiento
o fue que mi culo de tanto apretar
estaba exigiendo
un alivio
una salida, un no aguanto más.
O me peo o reviento.
QUIERO MI LIBERACIÓOOOOONNNNNN.
Sudor frío
corría por mi cara.
¿Qué hacer?
Los cinco sentidos
parecían soldados
y no se movían ni una pestaña.
Miré fíjamente al frente
y guardé la respiración,
como si fuera lo más importante que hacía
desde que rompí la ventana del colegio con el balón.
Al minuto y medio,
cuando todo se calmó
el sacerdote volvió a repetir:
HERMAAAANOSSSS...
Y aquello fue, ufff,
mi salvación.

COMUNERO

martes, 1 de marzo de 2011

À UN PAS DE TOI



À UN PAS DE TOI

Yo,
de acá.
Ella,
de allá.
Nosotros,
tan próximos
y tan remotos.
Tan amigos
y tan desconocidos.
Tan caricias en la noche
como ausentes en los días.
Si te vas
te espero.
Si me esperas
vuelvo.
Una música retoma al vuelo
y los dos la cantamos a la vez.
Tu en mi mundo
y yo camino siguiendo el rastro que deja la sombra de tu rumbo.
No estamos
pero los dos sabemos que si.
Yo te veo
y tu a mí.
Solo nos falta tocarnos,
sentir las manos,
pegar nuestros cuerpos en un abrazo.
Hay un paso
desde el umbral de tu casa
hasta el primer peldaño de mi rellano.
Respiras hondo,
yo resoplo y marco números.
El teléfono da señal,
una, tuuu,
doss, tuuuuu,
tres, ¿SIIII?
¡¡¡HOLA!!! ¿QUÉ TAL?
MMMMMUUUAAAAKKKKK, te estaba esperando...

COMUNERO

¿De dónde eres?

RECETA DE HOY

PREMIO ESCUDO DE POETAS

PREMIO ESCUDO DE POETAS

ASÍ ESTAMOS EN EL RANKING

Wikio – Top Blogs